lajiribilla.com.mx
Chihuahua, Chih.  Dólar Venta: $  Compra: $  
 


Emma Saldaña y el InTetocable

Por Jaime García Chávez

 

Chihuahua, Chih..  30 de marzo de 2012. El pequeño escándalo realizado por Héctor Murguía Lardizábal, que demostró su falta de urbanidad en contra de la también funcionaria pública Emma Saldaña Lobera, de hecho no vale la pena, como diría Juan Gabriel. Es muy poca cosa. La directora del Instituto Chihuahuense de la Mujer declaró, no sé si de manera inexacta o diplomática, que el alcalde juarense se excedió. No hay tal, simplemente actuó de acuerdo al único papel que se sabe. Si esto hubiera sucedido en Argentina, y más concretamente en Buenos Aires, unos habrían dicho, en el tonillo característico de los porteños: Murguía arrastra el poncho para ver quién se lo pisa. Otros, simplemente que se le fue la cincha a las verijas, para denotar, en el primer caso, que es un bravucón, y en el segundo, simplemente un irascible. Por si mi paisana quisiera buscar adjetivos para polemizar o simplemente contestarle al adefesio de presidente municipal que tiene Ciudad Juárez, le recomendaría terminajos con origen en el lenguaje de los argentinos (en realidad le sugiero vadee el incidente porque no merece respuesta alguna), pero si persiste va un ramillete de merecidas injurias, dichas con toda la impunidad que lo pueda hacer una mujer.




En el país austral se diría del InTetocable: cómo bosta i chivo, es un hombre de azotea, de baja estofa, de mala muerte, de media churra, de media tabla, de medio pelo, de regular para abajo, de trocha angosta, de los que piensan que cagar en un inodoro ya es vivir la gran vida, medio baraja, mersa, ordi, pan de perro. Ya más filosóficos: es de los que nunca hizo sombra en el suelo, un cualunque, cuatrocopas, groncho, palangana, rascabuche, virulana, zorete, malcagado, pasajero en el tren de los ganapanes. La lista podría abundar. Y es que el genio de los argentinos es tal que por algo en la primera guerra mundial que participaron –la de las Malvinas– no perdieron, quedaron en segundo lugar. Su fuerte es el lenguaje, y aquí se acaba la milonga, a menos de que Emma la haga tango. No creo.

Rector Jesús Enrique Seañez, también hay mujeres escritoras

Siguiendo su ejemplo, no pocas mujeres quisieron llorar por el rector. Se abstuvieron porque él –en los tiempos de la perspectiva de género– sólo saludó a los hombres justo el día decretado para agasajar a quienes se dedican a las letras. Bastante cursi la felicitación, no tuvo el tino de ponerse acorde a los tiempos en los que si algo abunda son mujeres que se dedican al periodismo, la poesía, dramaturgia, crítica cultural, novela, en fin, a escribir precisamente para subrayar el gran papel que las mujeres han jugado en la cultura, como lo demostró, por ejemplo, la escritora e investigadora Margarita Aguilar, al presentar su obra sobre la parralense Aurora Reyes, pintora, poeta, educadora y más. Y es que el rector no tan sólo está distante de estos complejos temas del género, sino de muchos más, y entre plañideras se ha de ver tarde que temprano.

Duarte: otra vez el burro al maíz

Duarte está tan preocupado por exaltar la grandeza chihuahuense que pretende trasladar la capital del estado a un avión, avioneta o helicóptero. Aparte de la infinidad de infecundas giras, se ha adentrado en una tarea perdida en la que sigue los pasos de todos los gobernadores recientes que le antecedieron en el cargo. Continúa el re tin tin de que no hay que estigmatizar Ciudad Juárez. En otros términos, que el silencio y la complicidad todo lo cubra. Pero es imposible. Ciudad Juárez tiene una fama bien ganada. Hace cien años ya era famosa su calidad de casino, de centro de apuestas. La trata de personas, las redadas de homosexuales que luego eran descuartizados en los desiertos de Zacatecas, el lenocinio, la prostitución, las recurrentes visitas de gángsters en la era del prohibicionismo norteamericano, los divorcios y casamientos al vapor fueron notas que contribuyeron grandemente a darle una fama poco decorosa a esa frontera. Un proceso de industrialización absolutamente irresponsable por sus consecuencias ambientales, urbanísticas, culturales, migratorias, de seguridad, arrancó en 1965 auspiciado por los gobiernos a los que pertenece el señor Duarte. Luego vino la visibilidad del feminicidio, la edificación de un cártel de la droga y uno de los más poderosos del país, la violencia que ha sembrado y cimbrado por la cantidad enorme de muertes y gobiernos corruptos como el de Héctor Murguía Lardizabal han contribuido a colocar a Ciudad Juárez en el observatorio mundial, entre otras razones, por la violación a los derechos humanos.



Les comento una experiencia: de muy pequeño ya sabía que Juárez era una especie de Babilonia en materia de licencias sexuales. Pero tuve oportunidad de leer a Franz Fanon –martiniqués y por ende ciudadano francés, psicólogo y prominente pensador en favor de la independencia argelina– tanto en pequeños artículos, pero sobre todo en su obra cimera “Los condenados de la tierra” que prologó él existencialista Jean Paul Sartre y en la que me llamó la atención cómo, al estudiar el fenómeno de la rebelión violenta y el síndrome del colonialismo, se refirió a la postración en la que se mantiene a la mujer. Fue ahí donde leí que tanto Ciudad Juárez como Acapulco eran lisa y llanamente burdeles de los Estados Unidos, como se vio en la frontera de manera muy elocuente durante la guerra de Corea a principios de los años 50. El tema no es novedad alguna y si gobernantes como César Duarte tuviesen un mínimo de pudor moral no andarían empleando la palabra estigma, mancha, mácula, en relamo de complicidad y silencio.

No es candor, sino perversidad lo que pretende Duarte con sus palabras al responsabilizar a los activistas sociales de tener como razón de existencia descalificar a Ciudad Juárez y al estado. La realidad aquí habla hasta abajo de las piedras. Como para que se nos pidan cuentos color de rosa que podían empezar: “Había una vez una ciudad segura y feliz, a las orillas del Río Bravo...”.

Jaime Garcia Chávez


 

La jirigrilla Nadie se salva...
La brutal verdad de la brutalidad…


Desarrollo de Aplicaciones Móviles

Top Noticias
 
 



Gasolina Chihuahua
 
 
 
www.lajiribilla.com.mx
© 2018 todos los derechos Reservados mapa del sitio
Made in Chihuahua by Cuuapps.mx Cuuapps.mx