lajiribilla.com.mx
Chihuahua, Chih.  Dólar Venta: $  Compra: $  
 
Municipios

Critica el padre "Pato" señalamiento de Duarte en contra de las organizaciones civiles

- Reclama que el actual gobierno ha tenido las puertas cerradas ante necesidades de la sociedad.

 

 Critica el padre

1 de abril de 2012. El Sacerdote Javier Ávila, "El Pato", envió una carta al gobernador del Estado, César Duarte, en la que se une a los organismos no gubernamentales en su reclamo tras las declaraciones del mandatario sobre que "algunos organismos lucran hablando mal del gobierno de Chihuahua".


El párroco reclamó además "las puertas cerradas" de la administración actual y el compromiso no cumplido del gobernador Duarte en cuanto a sostener una reunión con el Sacerdote.



Aquí el texto:



¡Qué pena, Sr. Gobernador, que tengamos que utilizar estos medios y estas circunstancias para lograr lo que muchos no hemos podido conseguir en este sexenio: un diálogo con usted!



Un servidor es testigo de su indiferencia y de las promesas no cumplidas a mis solicitudes para intercambiar puntos de vista como personas adultas. Durante los casi 40 años de mi caminar en Tarahumara es el primer sexenio en el que he tenido silencios indiferentes y negativas de parte del primer mandatario del estado. Es la primera vez que encuentro puertas cerradas y negativas al diálogo. Siempre he encontrado gente sensible, abierta, dispuesta a escuchar e intercambiar puntos de vista. Hoy eso se añora.



Seguramente ha olvidado los dos encuentros personales que tuve con usted durante los cuales le solicité una cita y de forma amable me respondió que con mucho gusto me llamaría. La primera vez fue durante su visita a Creel con ocasión de la primera piedra a la pista de aviación. La segunda fue en presencia del Presidente de la República Lic. Felipe Calderón, y usted se mostró sorprendido cuando le dije que si acaso yo no tenía derecho a que el gobernador del estado me recibiera. Bien recuerdo que en esa ocasión le mencioné en presencia del Presidente Calderón que era preferible que me oyera a que me leyera. Usted y el Sr. Presidente sonrieron y repitió la oferta de llamarme a la brevedad posible. La “brevedad” nunca se dio.



Todo esto me hace concluir que no hay la mínima voluntad de diálogo con muchas personas de la sociedad y eso lo lleva ahora a juzgarnos y difamarnos de una manera poco acorde con su investidura.



Un servidor preside si no la primera sí la segunda comisión de derechos humanos fundada en el País, la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos., A.C., y gozamos de un prestigio muy elevado a nivel estatal y nacional gracias a nuestro trabajo dedicado y constante, serio y responsable a favor de los derechos de los demás, junto con varios grupos más de defensores y defensoras de derechos humanos como el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, el Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, etc. Créame que no nos interesa ni lucrar ni atacar, mucho menos vivimos “de eso”, según sus palabras. Tampoco es necesario ir a la CIDH para sustentar nuestro trabajo ni demostrar lo que es patente y ha venido sucediendo desde hace años en nuestro estado. Basta con abrir los ojos y estar cerca del pueblo. ¿O acaso debemos ver, oír y callar? No podemos aceptar que en México nuestros derechos se conviertan en favores.



Ojalá, Sr. Gobernador, tuviera la oportunidad y el interés de enterarse cuál ha sido nuestro trabajo por más de 20 años, de qué manera hemos vivido nuestra opción a favor de los demás, y cómo hemos ido trabajando para resolver los problemas y no para “vivir de ellos”, afirmación gratuita y mucho muy distante de la realidad.



Créame que no me ofenden sus declaraciones falsas ni sus difamaciones (estoy muy por encima de sus dichos). Me entristece y me preocupa encontrarme a la cabeza del Estado a una persona con esa manera de pensar tan poco objetiva, tan pobre y tan distante de la realidad.



Son peores las repercusiones sociales que traen la cerrazón y la negativa al diálogo que el trabajo comprometido de muchas, muchas organizaciones de la sociedad civil a favor de los derechos de los demás.



Es muy fácil hablar desde el poder. Es muy fácil soltar afirmaciones como las divulgadas en los medios. Nosotros, los defensores y las defensoras de derechos humanos, tenemos opción de vida, no opción de sexenio. No gozamos de privilegios, ni mucho menos estamos rodeados de círculos de protección que hacen a la autoridad cada vez más alejada del pueblo y de su vida real.



Nuestro trabajo es a favor de los derechos de los demás con el único objetivo de construir una sociedad de rostro más digno, y siempre expuestos a múltiples riesgos, amenazas constantes, agresiones, inseguridades, sin que un equipo de seguridad pública vele por nuestro caminar como los equipos que el pueblo le paga a usted y a algunos de sus ’servidores públicos’.



Hago votos, Sr. Gobernador, para que su corazón se abra y esté dispuesto a escuchar y sumar más que a seguir divulgando afirmaciones falsas y lejanas a la realidad. Son tiempos de sumar, no de dividir; de demostrar voluntades reales de servicio, apertura y diálogo.



Cristal Armendáriz.

 

La jirigrilla Nadie se salva...
La brutal verdad de la brutalidad…


Desarrollo de Aplicaciones Móviles

Top Noticias
 
 



Gasolina Chihuahua
 
 
 
www.lajiribilla.com.mx
© 2018 todos los derechos Reservados mapa del sitio
Made in Chihuahua by Cuuapps.mx Cuuapps.mx