lajiribilla.com.mx
Chihuahua, Chih.  Dólar Venta: $  Compra: $  
 


¿Ha muerto la Constitución?

Por Eduardo Borunda

 

Cd. Juárez, Chih..  10 de febrero de 2013.

Un aniversario más de la carta magna de nuestro país se conmemora este 5 de febrero. Para muchos mexicanos no simboliza nada, no sabemos ni siquiera el número de artículos que la componen y muchos más nunca han tocado un ejemplar impreso o digital de este documento. Si les preguntáramos a nuestros estudiantes, amigos o maestros el año de la promulgación nos llevaríamos un fuerte dolor de cabeza, ya que no sabrían la respuesta.






Muchas oficinas cerraron este lunes 4 de febrero sus puertas para conmemorar la promulgación de la Constitución de 1917, pero no saben los empleados y funcionarios el porqué. Las clases de civismo fueron eliminadas hace muchos años, hoy tenemos estas consecuencias que la enseñanza de la historia deja. Efectivamente, uno de los primeros errores del sistema educativo mexicano fue la eliminación de cursos o clases que hacen recordar el sentido histórico de las luchas armadas que se suscitaron con la finalidad de dejar una patria libre, ordenada y con un alto sentido de humanismo y justicia social, la Revolución mexicana tuvo entonces un objetivo claro y su consumación fue la promulgación de una nueva Constitución que garantizará los derechos de todos los mexicanos sin importar su género.

La gran pregunta que nos hacemos es si tiene validez, fundamento filosófico y plenitud nuestra Constitución, es decir que si se cumplen sus mandatos constitucionales o simplemente es como piensa la mayoría de los ciudadanos una Constitución escrita con letras muertas. La premisa de que todos somos iguales ante la ley suena hueca, el pensar de una inmensa mayoría de nuestros compatriotas es que la justicia es para los ricos, para los que tienen dinero y la pueden comprar. El caso más tangible de lo anterior es la liberación de la francesa que en opinión pública y a pesar de que por un error de procedimientos quedó en libertad, es que lo delincuente no se le quita y el mote de secuestradora la perseguirá hasta el infinito.

¿Qué podemos decir de todos y cada uno de los artículos de nuestra Constitución? Tienen una validez irrefutable, pero es necesario cambiar la cultura de la legalidad para evitar el uso y abuso de la norma escrita con fines oscuros y perversos que manipulen la verdad y el sentido de la norma y realmente las buenas intenciones de los constitucionalistas mexicanos tuvieron como objetivo en las sesiones plenarias de Querétaro en 1917. El énfasis en la cultura de la legalidad tiene un primer derrotero, para quienes la pregonan, ya que el mejor discurso siempre será el ejemplo que se pueda dar.

La Constitución mexicana no nació muerta, no nació ultrajada, no nació imposible de corregir, sino muy al contrario, nació para ser la luz de los derechos, de la manera más limpia, se puede decir que nació con los ojos vendados para impartir justicia y ser el eslabón de las libertades humanas. Su deformación o no aplicación literal es parte del ser humano que no ha entendido que puede ser la mejor obra impresa que norme las garantías de los hombres y mujeres y que bajo su cobijo estén las luces de la esperanza en medio de la oscuridad que nos envuelven en el frío invierno.

La Constitución está viva. No ha muerto, pero faltan hombres y mujeres que luchen por su aplicación con sentido de justicia, con amor fraterno y con la creencia de un México lleno de libertades y derechos que son el máximo honor y orgullo que podemos dejar a las generaciones futuras. La Constitución es la luz que guía al Estado mexicano, sólo apliquemos su sentimientos y la nación será nuestra, corrijamos y actualicemos sus preceptos, pero respetemos sus esencias revolucionarias del siglo pasado y construyamos la modernización del país con un humanismo cuya norma suprema sean los preceptos escritos con sangre y oro de una lucha que se inició con la finalidad de las más justas causas: la libertad y engrandecimiento del hombre.



En conclusión, la Constitución es perfectible y debe ser el horizonte que guíe al hombre y a la mujer hacia un país lleno de grandezas. México ha tenido siempre grandes batallas y grandes hombres. La vida, la libertad, los derechos ciudadanos y políticos no pueden estar a la merced de unos cuantos, sino de verdad os digo deben ser velados y garantizados como una norma suprema que esté por encima de las ambiciones personales. Empecemos por lo básico y preguntemos ¿Cuántos artículos tiene nuestra Constitución? ¿Lo sabrán nuestros diputados? Espero que sí.

--

Profesor - Investigador

Universidad Autónoma de Chihuahua

Ciudad Juárez, Chihuahua

 

La jirigrilla Nadie se salva...
Se parecen a José Alfredo Jiménez


Desarrollo de Aplicaciones Móviles

Top Noticias
Del plato a la boca se cae la encuesta… Del plato a la boca se cae la encuesta…
Se parecen a José Alfredo Jiménez Se parecen a José Alfredo Jiménez
Eligen A Su Nuevo Presidente Los Empresarios Jóvenes De COPARMEX Eligen A Su Nuevo Presidente Los Empresarios Jóvenes De COPARMEX
A gritos y sombrerazos dicen que avanzan… A gritos y sombrerazos dicen que avanzan…
El Jueves La Quinta Gameros Se Convierte En Templo Para Un Monero El Jueves La Quinta Gameros Se Convierte En Templo Para Un Monero
Anuncia Que Está Embarazada ¡Yo No Fui! Anuncia Que Está Embarazada ¡Yo No Fui!
En Transparencias de Infarto Para V Magazine En Transparencias de Infarto Para V Magazine
Espectacular Luce Desnuda Espectacular Luce Desnuda
 
 



Gasolina Chihuahua
 
 
 
www.lajiribilla.com.mx
© 2017 todos los derechos Reservados mapa del sitio
Made in Chihuahua by Cuuapps.mx Cuuapps.mx