lajiribilla.com.mx
Chihuahua, Chih.  Dólar Venta: $  Compra: $  
 


Empresa inteligente

Por Aníbal Basurto

 

3 de marzo de 2013. Segunda de dos partes

El único ser capaz de crear es la persona y, por lo tanto, si queremos empresas creativas e innovadoras necesitamos repensar y rediseñar de manera profunda las organizaciones, para que en su forma y en su fondo se conciba a los trabajadores obreros o empleados como personas, pues de otra manera el esperar que dichos trabajadores creen e innoven será mera demagogia.








Hasta ahora los “expertos” (los jefes) que no hacen el trabajo, que no intervienen directamente en los procesos que le dan razón de ser a la organización, han sido los creadores del valor que más adelante hacen tangible de manera robótica los que realizan realmente la labor.

La obsoleta y decadente filosofía Tayloriana de principios del siglo pasado sólo permite que el trabajador agregue valor de una manera robótica, reduciéndolo a la triste condición de apéndice de las máquinas y los sistemas ciegos.

Bajo este esquema laboral el trabajador no tiene la menor posibilidad de crear valor ni para sí mismo ni para la empresa, ni para el cliente ni para la sociedad.



No estamos en contra de que un reducido grupo de dirigentes cree el valor y la tropa lo tangibilice como valor agregado, el problema es que en un mundo de cambios turbo-rápidos como el que vivimos hoy día exige a las organizaciones cientos y miles de cambios, que este reducido grupo de dirigentes simplemente no puede lograr; es necesario, por lo tanto, el concurso de todos los miembros de la organización para poder darle batería a los requerimientos que el cliente hace todos los días.

En nuestro pensamiento el verdadero experto de la forma en como se hace el trabajo es el colaborador, sin embargo éste carece de los conceptos y metodologías necesarios, primero para tomar conciencia plena del valor que agrega y, segundo, para generar el nuevo valor a partir de su realidad laboral.

Es aquí donde entra el papel de las instituciones de educación media y superior para que coadyuven en la formación teórico-practica de los trabajadores de la organización, para que les ayuden, primero, a atrapar el concepto de lo que hacen; segundo, a tomar conciencia de su propia realidad laboral y, tercero, que le aporten nuevos conocimientos que le brinden metodologías que le permitan estar rediseñando su realidad laboral de manera continua.



Con todo lo anterior el desideratum en este segundo cambio de paradigma es que la parte directiva de la organización no le diga al colaborador cómo hacer las cosas, sino que le acerque los medios necesarios para que sea el propio trabajador el que desarrolle sus competencias laborales a partir de un pensamiento propio, guiado por expertos (universidades y líderes).



En nuestro enfoque concebimos al trabajador como el centro de gravedad sobre el cual deben caer todas las formas de aprendizaje; lo anterior significa que ya no es el jefe el top hasta donde el trabajador puede aprender, sino que este último se convierte en un elemento más para que el trabajador tome el conocimiento, es decir, el colaborador pueda aprender en las redes, en los libros, como aprendiz de las universidades, de su propia experiencia y del mismo líder, siendo éste quien coordina todas las fuentes de aprendizaje hacia el trabajador.



En síntesis, pensamos que las competencias laborales no son estáticas, son dinámicas y se redefinen constantemente en base a las señales del mercado que recibe el propio trabajador, quien toma la transformación de su trabajo en sus propias manos, guiado por expertos.

Con todo lo anterior creemos que la capacitación que se da en la gran mayoría de las empresas no sólo se encuentra desenfocada, sino que se sigue básicamente adiestrando a la gente, con una orientación total a eficientar sus habilidades psicomotrices, donde sus facultades intelectuales y emocionales simplemente no son tomadas en cuenta.



La nueva capacitación, traducida en desarrollo integral de la gente que vertebra las organizaciones, debe reenfocarse a formar al nuevo colaborador del conocimiento y al nuevo ejecutivo de las organizaciones del conocimiento.



El seguir adiestrando a la gente “para el puesto” sólo nos conducirá a caer como país a niveles aún más bajos de competitividad en el concierto de las naciones.

*Fundador y líder del Sistema Empresa Inteligente

Consultor asociado del Tecnológico de Monterrey

e-mail: [email protected]

 

La jirigrilla Nadie se salva...
Se parecen a José Alfredo Jiménez


Desarrollo de Aplicaciones Móviles

Top Noticias
Del plato a la boca se cae la encuesta… Del plato a la boca se cae la encuesta…
Eligen A Su Nuevo Presidente Los Empresarios Jóvenes De COPARMEX Eligen A Su Nuevo Presidente Los Empresarios Jóvenes De COPARMEX
Se parecen a José Alfredo Jiménez Se parecen a José Alfredo Jiménez
A gritos y sombrerazos dicen que avanzan… A gritos y sombrerazos dicen que avanzan…
El Jueves La Quinta Gameros Se Convierte En Templo Para Un Monero El Jueves La Quinta Gameros Se Convierte En Templo Para Un Monero
Anuncia Que Está Embarazada ¡Yo No Fui! Anuncia Que Está Embarazada ¡Yo No Fui!
En Transparencias de Infarto Para V Magazine En Transparencias de Infarto Para V Magazine
Reconoce Javier Corral Que Su Gran Pendiente Es La Detención de César Duarte Reconoce Javier Corral Que Su Gran Pendiente Es La Detención de César Duarte
 
 



Gasolina Chihuahua
 
 
 
www.lajiribilla.com.mx
© 2017 todos los derechos Reservados mapa del sitio
Made in Chihuahua by Cuuapps.mx Cuuapps.mx