lajiribilla.com.mx
Chihuahua, Chih.  Dólar Venta: $  Compra: $  
 


La elección futura...

Por Prof. Eduardo Borunda

 

Chihuahua, Chih..  7 de julio de 2013. La elección del próximo 7 de julio es más que la elección de los integrantes de las autoridades de los 67 ayuntamientos del estado y más que la elección de los próximos 33 legisladores del Congreso local. La historia política así lo ha enseñado. La primera parte del Gobierno de César Duarte está por cumplir con el rito tradicional, será evaluado en las urnas y tal como lo indican las últimas encuestas dadas a conocer en los medios masivos de comunicación se espera un carro completo, de los cuales ya no estábamos acostumbrados a ver. En la elección próxima, entonces también marcará las primeras líneas de la sucesión por la gubernatura del estado de Chihuahua y será histórica si logra catapultar el famoso carro completo.






Debemos recordar los últimos gobiernos estatales y señalar a groso modo el resultado de las elecciones intermedias, en dónde hubo grandes sorpresas y la recomposición del poder cambio de colores, formas y rituales. Por ejemplo, en la elección de medio de término de la administración de Francisco Barrio el Congreso del Estado que tenía mayoría de diputados del PAN cambió a una mayoría del PRI y desde allí Miguel Etzel Maldonado (qepd) logró tener un contrapeso importante, tanto que logró convertir un Consejo de Elecciones en un Instituto Estatal Electoral. La primera ocasión entonces que hubo (y hasta el día de hoy) un Gobierno con poderes divididos, donde el Ejecutivo emanaba del PAN y el Legislativo contaba con mayoría del PRI.



En el Gobierno de Patricio Martínez la alternancia se daba después de un periodo de seis años de un "gobierno del cambio". Sin embargo, las principales ciudades y municipios eran gobernados por la oposición al gobernante en turno. Ciudad Juárez, por ejemplo, sumaba de 1992 al 2004, contando los seis años de Francisco Barrio y los seis de Patricio Martínez con administración dirigida por el Partido Acción Nacional. Chihuahua capital tenía sus altibajos en cada una de las elecciones que se desarrollaron.

Con la llegada de José Reyes Baeza al Gobierno del Estado, el panorama se vistió más predominante hacia el PRI. La guerra contra el narcotráfico emprendida por Felipe Calderón Hinojosa propició una ola de secuestros, violencia extrema, ejecuciones y el clima social se descompuso. El estado se vio lleno de militares y agentes de la Policía Federal en la segunda parte de su mandato. En general, las elecciones intermedias no tuvieron ningún problema logrando mantener el poder en los ayuntamientos de Juárez y Chihuahua, espacios donde se mantiene la fuerza electoral más importante de todo el estado.

Las características del actual proceso electoral han despertado de nueva cuenta el bipartidismo predominante que ha mantenido el estado de Chihuahua desde hace décadas. También refleja la caída de una izquierda que ocupó un segundo lugar en las elecciones federales del 2012 y que en este año se desdibuja como una fragmentación de colores, es decir, no pintará según establecen las proyecciones de las encuestas que han salido a la luz pública en los últimos días. La ventaja en los sondeos del candidato tricolor a la Presidencia Municipal de Juárez también refleja un fantasma difícil de vencer y que se apoderará de las casillas electorales, el abstencionismo amenaza con ser el gran ganador. Los tiempos han terminado, el llamado a las urnas repica como campana y los ciudadanos las oirán, pero será difícil saber si las escucharán el próximo domingo.

En conclusión, los tiempos marcan el paso acelerado hacia las elecciones del primer domingo de julio. Después de esa fecha, los actores que desean levantar la mano empezarán a reclamar para sí y para los suyos espacios que los lleven a la nominación de sus respectivos partidos, sin duda, el resultado electoral será la primera fuente de lucimiento, la capacidad negociadora de los equipos, los realineamientos individuales. El reloj empezará a marcar las horas, haciendo una cuenta regresiva, la sucesión empezará a recorrer como un fantasma en las oficinas y espacios públicos. El próximo gobernador tendrá un mandato constitucional acotado, de cinco años, sin embargo eso no será impedimento para que muchos levanten la mano en espera de ser ungido o ungida. Por lo pronto, acudir a las urnas y ser un actor clave en triunfo será la primera tarea que deban cumplir. Los resultados electorales marcarán entonces el destino del estado y la reconformación del poder político del Estado Grande.

*Profesor - Investigador

Universidad Autónoma de Chihuahua

Ciudad Juárez, Chihuahua


 

La jirigrilla Nadie se salva...
La brutal verdad de la brutalidad…


Desarrollo de Aplicaciones Móviles

Top Noticias
La brutal verdad de la brutalidad… La brutal verdad de la brutalidad…
Se parecen a José Alfredo Jiménez Se parecen a José Alfredo Jiménez
Eligen A Su Nuevo Presidente Los Empresarios Jóvenes De COPARMEX Eligen A Su Nuevo Presidente Los Empresarios Jóvenes De COPARMEX
A gritos y sombrerazos dicen que avanzan… A gritos y sombrerazos dicen que avanzan…
Anuncia Que Está Embarazada ¡Yo No Fui! Anuncia Que Está Embarazada ¡Yo No Fui!
El Jueves La Quinta Gameros Se Convierte En Templo Para Un Monero El Jueves La Quinta Gameros Se Convierte En Templo Para Un Monero
Espectacular Luce Desnuda Espectacular Luce Desnuda
Guardan Diputados Minuto de Silencio Por El Periodista Raúl López Andazola Guardan Diputados Minuto de Silencio Por El Periodista Raúl López Andazola
 
 



Gasolina Chihuahua
 
 
 
www.lajiribilla.com.mx
© 2017 todos los derechos Reservados mapa del sitio
Made in Chihuahua by Cuuapps.mx Cuuapps.mx